martes, 21 de mayo de 2024

Elisbet Gámez se aleja de las piscinas por un tiempo

Espera volver para prepararse con vistas a los XXV Juegos Centroamericanos y del Caribe de Santo Domingo 2026...

Lisset Isabel Ricardo en Jit 17/04/2024
0 comentarios
Elisbet Gamez
En este tiempo aprovechará para concluir su tesis de grado y graduarse de la Licenciatura en Cultura Física, para lo que tendrá de tutora a su entrenadora Luisa María Mojarrieta ("Lulú").

La líder de la natación en Cuba, Elisbet Gámez, decidió alejarse de las piscinas por un tiempo y retornar para prepararse con vistas a los XXV Juegos Centroamericanos y del Caribe de Santo Domingo 2026.

«Me tomaré un descanso, un retiro de las piscinas de forma competitiva. No significa que sea mi final, espero volver más fuerte y con muchos deseos de luchar para los Juegos de Santo Domingo 2026», declaró a JIT.

En esta etapa, dijo, aprovechará para concluir su tesis de grado y graduarse de la Licenciatura en Cultura Física, para lo que tendrá de tutora a su entrenadora Luisa María Mojarrieta ("Lulú").

La ondina de 27 años de edad explicó que «los cambios de las reglas de la World Aquatics para clasificar a los Juegos Olímpicos de París 2024 me afectaban directamente, ya que me exigen hacer la marca A. No es igual que cuando asistí a las dos anteriores citas olímpicas por ser la primera nadadora de Cuba por la puntuación en el ranking de la federación internacional».

«No obstante, tuve la oportunidad de asistir a otra beca, esta vez en Francia, para intentar el tiempo exigido y me fui con buena disposición, deseos y una gran confianza. Luego lo sentí mucho más al alcanzar cuatro medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador 2023 y ser la más destacada», indicó.

«Pensé que me iría bien, pero no ocurrió así en los XIX Juegos Panamericanos de Santiago 2023 ni en el campeonato mundial de Doha, donde no logré la meta propuesta a pesar de que en pocos días me ajusté con ayuda de mi entrenadora e hice mejor registro que en Chile (2:00.83 en los 200 libre)», recordó.

Señaló que junto a Lulú y, luego de muchas conversaciones, incluso con Fred Vernougx, su entrenador en Francia, «evaluamos mis motivaciones por el plan que llevaba en la beca. Conseguí mentalmente volver a intentarlo, pues tendría competencias seis semanas después en Niza, donde debía estar por los 1:59 o 1:58.8, y no resultó».

«Allí mis expectativas eran altas y una vez más no lo logramos. Conversé con Fred, pero no me convencí. Pensé que, si no tenía un buen presente, no iba a conseguir una buena competencia en el futuro, en este caso en el circuito mare nostrum de mayo próximo y en el campeonato nacional de Francia», opinó.

«Si no estaba sucediendo lo que esperaba no quise volver a experimentar sentimientos de tristeza, angustia y desesperanza, sin confiar en el proceso. Me hacía sentir muy enojada y totalmente agobiada. Volverían los conflictos», consideró. 

«No culpo a nadie en particular, solo yo entiendo los días tan difíciles que pasé allá sola. Impotente, no conseguí nunca mi bienestar, porque hay cosas que no dependen de donde vivas, sino de muchos otros factores, entre esos quizás de alguien que me inspirara a realizar técnicamente lo que era apropiado», expresó.

Se refirió a que sabe que en la vida no siempre se presentan las cosas como uno quiere. «Perdí mi conexión especial con la natación, aquella que me conducía a buscar mis propósitos hasta en los peores momentos. Lamentablemente no encontré en Francia el respeto y la confianza de guiarme a la esperanza de poder mejorar mis resultados. Hice el esfuerzo por lograrlo, me sacrifiqué, pero no llegó el resultado. Esta vez me tocó perder», reflexionó.

«Por eso decidí regresar a Cuba, no seguir en un lugar donde no me sentía bien porque el tiempo pasa y no perdona. Comprendí que el que me quedaba no era suficiente para buscar la marca de 1.57.2 en otra sede. Quien sabe de natación conoce que mejorar dos segundos no se logra a mi nivel en par de meses», reveló.

Manifestó su decepción al no poder cumplir con su última meta, «pues cuando uno pasa por algo así es muy difícil y no es rendirse, simplemente necesitamos un descanso para intentar volver con todas las ganas. No hay algo que afecte más a un deportista que perder la pasión por lo que ha dedicado más de la mitad de su vida. Pero confío en mi recuperación y en retornar con más fuerzas y entrega». 


Compartir

Lisset Isabel Ricardo


Deja tu comentario

Condición de protección de datos