sábado, 22 de junio de 2024

El alma del campesino (+Fotos)

Más que un día lo que cabe es tener conciencia del aporte de estas personas…

Mauricio Escuela Orozco en Exclusivo 17/05/2024
0 comentarios
Campesinos-ley de reforma agraria
Con la proclamación de la Reforma Agraria, hace hoy 65 años, se hizo realidad una vieja aspiración que los desvelaba y que estuvo en las raíces mismas del imaginario de los hombres que trabajan la tierra.

El día del campesino es una oportunidad para recomponer los recuerdos que tenemos de ese tema tan importante en nosotros y que se desarrolla en los sitios más apartados de Cuba. Y es que las personas que crecen entre las palmas, el color verde, las campiñas y los animales; pareciera que nacen con una metafísica diferente, una suerte de regusto en la inocencia y de destino manifiesto que los acerca a la nobleza, a lo bello como categoría absoluta. Con la proclamación de la Reforma Agraria se hizo realidad una vieja aspiración que los desvelaba y que estuvo en las raíces mismas del imaginario de los hombres que trabajan la tierra. No obstante, ese cambio no lo fue todo y hoy podemos decir que el cambio de mentalidad productiva en Cuba pasa por la reafirmación de la identidad de esos seres.

La transformación de Cuba en un país que no solo era agrícola, sino que aspiraba a lo agroindustrial y al comercio por su situación privilegiada en el mapa del mundo, hizo que los campos variaran su composición. Si los abuelos y bisabuelos eran analfabetos y trabajaban la tierra por necesidad y subsistencia, la ampliación de las posibilidades dio paso a una emigración hacia las ciudades y por ende a la descapitalización de la masa de personas en las zonas rurales. En ello nos fue la vida como nación y debimos pensar en alternativas a mediano y largo plazo. Hoy el tema de la mano de obra y de la falta de reemplazo golpea los índices de entrega de cosechas de las cooperativas a la vez que constituye un mal de fondo que se revela sin solución cercana. En este contexto, ser campesino posee un valor extra, porque se enfrentan a condiciones en las cuales no solo está en juego su esencia, sino la alimentación de un país. Nada, ni siquiera las mejores intenciones, puede sustituir el papel de la mano de obra en los campos. En ese contexto, las políticas agrarias deben centrarse en el hombre y en sus relaciones de producción y de reproducción dentro del ambiente de trabajo.

 

Existe una cultura del campesinado que además de la cuestión productiva, se ha ido perdiendo y es aquella que se establece a partir de los contextos rurales. No solo hay que fomentar que existan resultados como la comida o la actividad agraria, sino que hay que evaluar cómo hemos dejado atrás el apoyo a las manifestaciones de oralidad y de realización en los campos del ser cultural. En ese tema hay mucho por dónde cortar, pues las instituciones no siempre están apoyando y comprendiendo la necesidad de las personas de las partes más solitarias y apartadas del país. En lo personal he compartido con brigadas de artistas que viajan a las lomas del Escambray todos los años y que llevan lo mejor de su creación hasta los niños y las personas en general. La gratitud de los poblados más pequeños no tiene límites y todo lo que se les ofrece a los visitantes es amor, comprensión y ayuda. Pero estos proyectos, que conforman el rostro visible de la Cuba que piensa en la colectividad, están en retroceso en un ambiente en el cual está prevaleciendo el ambiente de la ciudad y de la rentabilidad, el de las empresas privadas y el de la importación y no el fomento de lo propio, de la fuerza que nos engendra, de los orígenes en los cuales se justifica y se encuentra el verdadero ser.

 

Mientras no entendamos que la transformación del país no puede pasar por dejar cuestiones que son esenciales en manos del mercado, habrá conflictos que nos seguirán hasta siempre. He crecido en entornos semirrurales, como la villa de Remedios y poseo en mi ADN información propia del mundo de los campesinos, sé cómo se mueve el pensamiento y cuál es la naturaleza de esas personas. Y nadie está más enamorado e imbuido del trabajo y de la cercanía con las porciones bellas y sanas del universo. Pero no se puede aspirar a una romantización de esto y toda vez que se les pide a los jóvenes que se acerquen a la tierra no se tiene en cuenta que debe haber motivación y ello va desde lo material, hasta el espíritu. Porque a campos aislados, silenciosos, sin desarrollo y de los cuales solo nos acordamos cuando pensamos en comer; nadie va a querer ir.

 

El tema de la producción pasa por la de la subjetividad y es bueno que en una fecha como el día del campesino se recuerde lo que motivó a Carlos Enríquez a hacer su famosa obra al respecto: el olvido, ese terrible olvido que terminó en 1959.

 

Más que pensar en la comida, en las cifras de entrega a acopio, hay que decirle al campesino que estamos de su lado, que lo entendemos, que sabemos cuánto le cuesta levantarse temprano, que conocemos que no posee recursos para el trabajo y que todo le cuesta un ojo de la cara. Más que exigirle, tendría que nacer en nosotros la conciencia hermosa de saber cuánto hacen y cuán poco se les reconoce. Porque para aquellos que fuimos a las escuelas en el campo, siempre habrá ese recuerdo de lo duro que es doblar el lomo sobre un surco debajo del sol.

Entonces, cuando vengan los que no hacen nada, los que solo exigen y no ponen soluciones, pensemos en los nuestros, en los que no dicen nunca que no y que ahí en medio de la nada nacional de un campo, siguen al pie de la batalla para que haya no solo comida, sino guateque, décima, cantos a las deidades del monte y a las hermosas guajiras, tonadas en las cuales se expresa un alma.

campesinos cubanos Día del Campesino 01 Día del Campesino 02 Día del Campesino 03 Día del Campesino 04 Día del Campesino - Cañaveral Día del Campesino - Producción de café Día del Campesino - Producción tabacalera Día del Campesino - Tecnificación de la producción 2 Baile campesino campesinos trabajan tierra Campesinos trabajando Campesino cubano Campesinos-ley de reforma agraria Campesinos-tabaco Campesinos agroecologista-CCS Domingo Hernández-Stgo Cuba Campesino integrante-CCServicios Campesino cubano

 


Compartir

Mauricio Escuela Orozco

Periodista de profesión, escritor por instinto, defensor de la cultura por vocación


Deja tu comentario

Condición de protección de datos